¿Por qué es importante la alimentación en los niños?

La alimentación en los niños es importante, ya que les aporta las vitaminas que su cuerpo necesita para estar sanos, sin embargo son muchas las ocasiones que alimentamos a nuestros hijos sin pensar ni planear sus comidas, y esto puede traer serias consecuencias. Por lo tanto, aquí te explicaremos la importancia de una nutrición que le debe dar al niño y que esta se lleve de manera adecuada.

La alimentación y nutrición juega un papel esencial en el desarrollo de la persona, pero es en la niñez cuando esta se convierte en una pieza fundamental para sentar las bases alimentarias del resto de la vida y  así lograr un buen crecimiento y desarrollo físico e intelectual.

El crecimiento en los niños depende de una óptima alimentación

Alimentación infantil

El organismo de los niños se encuentra en pleno desarrollo, por el cual es imprescindible que reciban una alimentación variada, balanceada, completa, saludable y equilibrada desde su concepción.

En este sentido, es importante trabajar en conjunto con el pediatra, ya que este controlara el peso y la altura del niño para indicar si la alimentación se está llevando de manera adecuada.

Y una de sus recomendaciones es que la comida de los niños debe ser en la medida de lo posible súper variada, para lograr que ingiera una comida nutritiva que rompa con la monotonía del menú. Es recomendable que la comida se les presente de diferentes formas, que sean atrayentes y divertidas.

¿Cómo debe ser una óptima alimentación y nutrición en los niños?

Óptima alimentación en los niños

Una premisa que se debe tener muy en cuenta es, que durante el primer año de vida del niño, la lactancia materna, la introducción de nuevos alimentos y la transición a la comida cuando están más grandes deben controlarse para evitar problemas de nutrición.

Partiendo de allí, deducimos que no solo es importante una buena nutrición, sino que se debe controlar la ingesta de la misma. A continuación te mostraremos una lista de nutrientes que deben incluirse en la dieta diaria de los niños para lograr una alimentación saludable:

  • Grasas: Sobretodo las de origen vegetal y animal, brindan la sensación de saciedad y permiten un mejor desarrollo neurológico y visual en el niño. Representan entre el 25% y 30% de las calorías diarias.
  • Fibra: Favorece el ritmo intestinal. Las frutas y verduras deben estar presentes en todas las comidas.
  • Proteínas: Estas proteínas deben distribuirse en la mitad de origen vegetal y la otra de origen animal. Por lo general un niño puede comer diariamente 10 gramos de proteína animal por cada año de vida, mientras que el pescado solo se puede consumir dos o tres veces a la semana. Representan entre el 10% y el 30 % del total de las calorías diarias.
  • Hidratos de Carbono: De estos hidratos solo el 10% pueden ser azúcares mientras que el resto debe provenir de alimentos ricos en fibra como los cereales, vegetales y frutas. Proveen al niño de energía y ayuda en el desarrollo integral. Representan entre el 45% a 60% de las calorías totales de la dieta.
  • Vitaminas: Vitaminas de Complejo B, vitamina C, vitamina E, entre otras; estos nutrientes ayudan a metabolizar los hidratos de carbono y glucosa. Permiten un buen desarrollo del sistema nervioso. Cumplen un rol fundamental en la formación de los huesos y dientes.
  • Minerales: Hierro, calcio, zinc, son algunos de los minerales esenciales para una buena nutrición; los mismos favorecen la formación de hemoglobina y el desarrollo intelectual. El calcio es imprescindible para la formación ósea. El zinc es primordial para el desarrollo de la piel, funciona como catalizador en el desarrollo inmunológico. Estos nutrientes se encuentran por lo general en los vegetales, frutas y carnes.

Por consiguiente, si se incorporan todos estos nutrientes en las comidas de los niños, no solo estará bien alimentado sino que el niño tendrá la dicha de conocer diferentes sabores.

Alimentación y nutrición en edad escolar en niños

Nutrición escolar

La edad escolar forma parte de un periodo muy crucial para el niño, durante este período ocurre el máximo desarrollo físico e intelectual. Es a partir del cuarto año de vida donde los niños empiezan a  experimentar un desarrollo físico continuó hasta aproximadamente los 12 años, cuando terminan la etapa escolar.

Durante esta etapa los niños adquieren grados de autonomía en diferentes aspectos, entre ellos por supuesto la alimentación; por lo que es fundamental que el niño incorpore unos buenos hábitos alimenticios, la cual determinarán su comportamiento alimentario en la edad adulta.

Por lo tanto, se deben tener claro los objetivos principales en esta etapa: asegurar el adecuado crecimiento y desarrollo del niño,; prevenir enfermedades que se presentan en la adultez pero con base nutricional desde la infancia; y por último promover hábitos alimentarios saludables.

Desde el inicio se deben implementar hábitos saludables en la familia, la alimentación no debe ser distinta entre los padres e hijos, pero si se debe tomar en cuenta las señales de hambre y saciedad. En el caso de los niños se recomienda servir pequeñas porciones y que sea él mismo quien decida si quiere más, sin caer en los excesos.

Como consecuencia la alimentación de los niños en la edad escolar se caracteriza por un aporte energético alto, consumo elevado de proteínas, consumo de grasas, alimentos que aporten azucares y un consumo elevado de verduras y frutas.

Consecuencias de una mala nutrición infantil

Al hablar de una mala alimentación infantil, no referimos a una nutrición desequilibrada, la cual no solo incluye a la desnutrición sino también a la sobrealimentación y a la alimentación inadecuada.

Por lo que, las consecuencias de no alimentar bien a los niños se traducen en la aparición de graves enfermedades infantiles que pueden llegar a un desenlace fatal. Veamos los posibles efectos para cada una de estas situaciones:

→ Desnutrición: La desnutrición significa carencia de nutrientes; un niño con una alimentación baja en nutrientes se verá afectado en su desarrollo psíquico, motor y emocional.

La misma ocasiona un deterioro de la composición corporal, debido a un balance energético y proteico bajo. Se diagnostica cuando la persona presenta un peso inferior de acuerdo a su estatura y edad.

Algunos de los síntomas de la desnutrición son: pérdida excesiva de peso, tez pálida, abultamiento del abdomen, falta de memoria, agotamiento, retraso en el crecimiento, caída del cabello, anemia, entre otros.

La desnutrición también puede ocasionar hipertensión arterial, osteoporosis, enfermedades del corazón y afectar gravemente a los riñones.

→ Sobrealimentación infantil: Gran parte de los padres cometen el error de obligar a sus hijos a terminar el plato de comida, sin considerar su necesidad nutricional.

Los niños tienen la capacidad de autorregularse y comer la cantidad que necesitan, existen periodos donde ingieren mayor cantidad y existen otros periodos donde el apetito disminuye.

Con esto se está mandado un mensaje errado al niño, la cual lo impulsa a comer más de lo necesario y el estómago se acostumbra a comer más de lo necesario, trayendo como consecuencia la obesidad infantil, la cual ocasiona desordenes hormonales, diabetes, alteraciones en el crecimiento de los huesos, complicaciones respiratorias, entre otras.

→ Alimentación Inadecuada: Tiene relación con la manera en que mezclamos y consumimos productos innecesarios para el organismo.

A la mayoría de los niños les encanta este tipo de alimentos, la cual no son necesariamente perjudiciales, sino más bien tiene que ver con la frecuencia que se ingieren.

Por ejemplo, las comidas rápidas, los aperitivos comerciales, los helados, los pasteles; todos esos productos deben comerse con moderación y de manera extemporánea.

Vea un vídeo donde se explica más sobre una alimentación saludable para los niños!

¡Ahora ayúdanos a divulgar por qué es importante la alimentación en los niños!

Deja un comentario